Nuevas recetas

¿Son los Tea Sommeliers la próxima gran novedad?

¿Son los Tea Sommeliers la próxima gran novedad?


Los expertos en té que combinan el té con la comida podrían ser la próxima gran novedad en la gastronomía de alto nivel

¿Todavía tienes que dar vueltas y oler con una taza de té?

Ha oído hablar de maridajes de vinos y cervezas, pero ¿qué pasa con maridajes de té? Los sommeliers de té pueden ser el próximo toque exclusivo en las instituciones gastronómicas de alto nivel. Un sommelier de té podría recomendar té verde chino para resaltar la cremosidad de un Brie en particular, por ejemplo, o té negro para complementar ricos postres.

"La idea de combinar el té con la comida es que debes tomar un té que mejore el sabor de la comida, o viceversa", dijo Aurelie Bessiere, experta en té del Palais des Thés, una empresa productora de té en Francia. dijo a NPR. "Lo que quieres que suceda en tu boca es sentir las diferentes capas de gusto y sabores tanto del té como de la comida".

La idea de un sumiller en sí es un concepto occidental, aunque el té se originó en Oriente. Un sumiller de té podría darle recomendaciones de té según el tipo de comida que está comiendo, el clima exterior y la hora del día, según Bessiere. Palais des Thés está comenzando a trabajar con cada vez más instituciones estadounidenses, incluida la ciudad de Nueva York Once Madison Park, que es bien conocido por su programa de té.


Los mejores sommeliers de América del Sur y # 8217 comparten la próxima gran novedad

No hace mucho tiempo, a los comensales de los restaurantes de Buenos Aires y Santiago se les ofrecía la opción de elegir entre dos vinos, tinto o blanco, y nadie podía decirle mucho sobre ninguno de los dos. Pero desde que se inauguró la primera escuela de sumilleres en 1999, el auge del sommelier en América del Sur ha sido hipersónico. Hoy encontrarás cartas de vinos categorizadas por microrregión, estilo de vino o incluso tipo de suelo, y todos tienen una opinión. El rol del sumiller profesional se ha convertido en parte integral de las bodegas de Argentina y Chile, mientras que en las capitales gastronómicas de Perú y Brasil, la cultura del vino se está intensificando de la mano de la reconocida cocina. La nueva afluencia de vinos importados y la mayor difusión de la comunicación del vino está dando a la nueva generación una sed insaciable de algo nuevo, generando diversas tendencias enológicas de las cuales los sommeliers están a la vanguardia.

El rol del sumiller profesional se ha convertido en parte integral de las bodegas de Argentina y Chile, mientras que en las capitales gastronómicas de Perú y Brasil, la cultura del vino se está intensificando de la mano de la reconocida cocina. La nueva afluencia de vinos importados y una mayor difusión de la comunicación sobre el vino está dando a la nueva generación una sed insaciable de algo nuevo, generando diversas tendencias de vino de las cuales los sommeliers están a la vanguardia & # 8230


5 postres con infusión de té que son tan bonitos que llorarás

Al agregar su correo electrónico, acepta recibir actualizaciones sobre Spoon University Healthier

Es la hora del té y todos los amantes del té deben probar estas 5 recetas. Durante años, parece que los amantes del té se han llevado la peor parte en un mundo lleno de postres con sabor a café. Pero no temas, estas recetas recrean la calidez, los beneficios para la salud y la comodidad de una gran taza de té, todo en forma de postre irresistible. Si está buscando una nueva forma de obtener su dosis diaria de té o simplemente un gran placer para disfrutar con su té, pruebe cualquiera de estas recetas y no se sentirá decepcionado.

1. Pastel de té negro con crema de mantequilla de miel

Foto cortesía de A Pastry Affair

Posiblemente, este sea el mejor pastel que hayas probado. La leche con infusión de té le da a este pastel un sabor cálido y floral, que refleja perfectamente un sorbo de té, la mezcla de hojas de té le da un rico color moteado y la crema de mantequilla de miel completa todos los sabores de una gran taza de desayuno inglés. té. Prueba el genio receta de A Pastry Affair.

2. Paletas heladas Chai Latte

¿Todos los sabores de tu café con leche favorito en una paleta? ¡Sí, por favor! Este es el regalo perfecto para el verano y el receta de The Kitchn no podría ser más sencillo. Si está buscando reemplazar su dosis matutina, debe probar estas paletas heladas. Hágalos la noche antes de tiempo y tome uno cuando salga por la puerta por la mañana.

3. Pastel de mousse de té verde

Foto cortesía de Mama Loi Loi

Con todos los beneficios de un té verde en una tarta de queso, esta tarta es un tapón espectacular. El color es magnífico y el sabor es perfecto. Prueba esto receta de pastel para su próxima ocasión especial. No importa cuándo hagas este pastel, no dejará de satisfacer tus antojos de té verde.

4. Galletas de pan corto Earl Grey

Foto cortesía de Vaikai ir Vanilé

Si busca sentirse elegante y británico cuando obtenga su próxima dosis de té, este Receta de Food Network es algo que debes probar. Nada es más británico que disfrutar de una galleta con té, estas galletas combinan las dos. El té Earl Grey les da un sutil sabor cítrico que los hace satisfactorios, pero no abrumadores.

5. Helado de té negro

Foto cortesía de Ice Cream Daily

El té y el helado juntos son una combinación en el cielo. Este helado es perfecto para esos días de verano en los que hace demasiado calor para romper la tetera. El receta de Leni y Viv Puede ser un poco más complicado, pero para cualquier conocedor del té, este helado no se puede perder.


¡Santas bolas de tapioca! Es el té de boba

Hubo un tiempo en que la visión de una persona sorbiendo misteriosas bolas negras de una pajita un poco más grande que el promedio estaba reservada para los clientes habituales de los supermercados asiáticos locales o las bulliciosas esquinas de las calles de Chinatown de cualquier ciudad. Es cierto que la bebida de té deber parece exótico para aquellos que crecieron en pueblos pequeños donde las tiendas de yogurt congelado fueron aclamadas como `` la próxima gran novedad ''. El té de Boba, o té de burbujas, es una bebida a base de té taiwanesa por excelencia que incorpora bolas de tapioca que se mastican junto con cada sorbo. Durante casi 40 años, la bebida de postre del este de Asia ha ganado popularidad, con tiendas como Boba Guys y Kung Fu Boba apareciendo en ambas costas de EE. UU.

El té de Boba irrumpió en escena en algún momento de la década de 1980, aunque sus orígenes están algo envueltos en misterio gracias a dos historias en competencia de dos casas de té taiwanesas rivales. Hanlin Tea Room de Tainan dice que la bebida nació en 1986 cuando su fundador, Tu Tsung-ho, encontró bolas de tapioca a la venta en el mercado Yamuliao de Tainan y las agregó a su té con leche en casa.

La casa de té rival Chun Shui Tang cree que fue una empleada de 20 años llamada Lin Hsiu-hui quien creó la bebida en 1987 cuando ella & quot; decidió verter su postre taiwanés llamado fen yuan - un pudín de tapioca endulzado - en su té helado de Assam. y beberlo ", según Twinings, la compañía de té.

El fenómeno del té de boba emigró por primera vez de Taiwán a la costa oeste de Estados Unidos en la década de 1990, donde rápidamente se convirtió en una moda en las comunidades de inmigrantes taiwaneses, asimilándose luego en la cultura taiwanesa-estadounidense y, desde allí, abriéndose camino en la sociedad estadounidense convencional.

Independientemente de quién pueda reclamar el té de boba, ambas historias de origen incluyen bolas de tapioca, un destello de inspiración y una extensa serie de experimentación que finalmente le dio al mundo lo que ahora conocemos como té de burbujas.

Taiwán y Tapioca

La relación especial de Taiwán con el té con leche comenzó en la década de 1940 cuando un ex mixólogo llamado Chang Fan Shu abrió una tienda de té especializada en tés batidos a mano mezclados en una coctelera. El resultado del furioso temblor fue un té rico y espumoso con burbujas de espuma ligera en la parte superior: ¡té de burbujas! Entonces, ¿qué clasifica al té como boba ¿té? Tradicionalmente siempre incluía los cuatro elementos principales de leche, hielo, té negro y, por supuesto, esas perlas de tapioca masticables que logran quedar perfectamente suspendidas dentro de sus hogares lechosos. Las variaciones del brebaje clásico incluyen tés sin leche (almendras, anacardos y avena), té verde, té blanco o oolong, leche condensada, frutas y sabores especiales como hibisco, azafrán, cardamomo y agua de rosas. ¿Y la pièce de résistance redonda y blanda?

"Boba está hecho de tapioca, un almidón extraído de la raíz de yuca", dice Aaron Yang, vicepresidente de Din Tai Fung Restaurant Group.

Siempre vuelve a las perlas. Dato curioso: las perlas de tapioca en realidad se originan en la isla del sudeste asiático (también conocido como el sudeste asiático marítimo, que incluye los países de Brunei, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur y Timor Oriental) y se elaboran tradicionalmente a partir de almidones nativos como el arroz o los palmitos. Utilizado en una variedad de platos dulces y salados, no fue hasta la introducción del té de burbujas en la década de 1980 que la boba se generalizó en todo el mundo.

Aunque el té de boba tiene su origen en Taiwán, su popularidad se ha disparado en todo el mundo. Yang dice que sus tés se elaboran frescos todos los días y todavía se dan la mano como en los viejos tiempos. Para celebrar su debut en Las Vegas, Din Tai Fung creó el & quotspiced boba, hecho de una tentadora combinación de ron, jarabe de jengibre, mitad y mitad, té negro y amargo de angostura servido con perlas de boba.

Probablemente no hace falta decir que los tés de boba de 2021 son un poquito diferentes a las bebidas de té de boba originales que se servían en esas pequeñas casas de té taiwanesas durante la década de 1980. Ahora, se trata de los ingredientes. Frutas, natillas, frijoles rojos, gelatinas (de todo, desde lichi hasta aloe vera), burbujas que estallan, pudines e incluso queso salado que, según los informes, comenzó `` bastante humildemente como queso en polvo batido en leche y cubierto con una pizca de sal '', según el Seattle Times. . El té boba tiene un par de atributos distintivos del postre perfecto: es rico, espeso, delicioso y personalizable hasta el enésimo grado.

Nunca sabremos quién es el responsable de la locura del té boba, dónde estaba Tu Tsung-ho o Lin Hsiu-hui, pero con solo 34 (o 35) años de historia detrás, muy bien podríamos estar en las etapas iniciales. de una revolución total del té de boba. Hemos visto sabores silvestres inspirados en los cereales para el desayuno de la infancia de Boba Tea Lounge de California o The Fuego Mango cubiertos con hojuelas de chile de lima-limón y gelatina de lichi. No importa cómo lo agites, hay un té de boba para todos.

En 2020, Apple presentó una serie de nuevos emojis con todo, desde un corazón humano anatómicamente correcto hasta, lo adivinaste, una taza de té de burbujas.


Los cócteles de bajo desperdicio son la próxima gran novedad

Puede que no lo anuncien a los clientes (no hay nada como la palabra "sostenible" para matar el entusiasmo), pero el mundo de los cócteles está prestando atención a su impacto en el medio ambiente. A medida que la conversación sobre el desperdicio de alimentos alcanza un punto álgido, gracias a líderes del movimiento como el chef Dan Barber, los bartenders conscientes del medio ambiente están haciendo correr la voz sobre el desperdicio de cócteles e implementando cambios que van más allá de cambiar pajitas de plástico.

La industria de los cócteles es particularmente derrochadora, en parte porque los cócteles utilizan solo partes de los productos, según el aclamado mixólogo Matt Whiley, quien abrió su bar Scout en Londres hace cuatro meses con un enfoque en los productos locales y la reducción de desperdicios. “Si más bares y restaurantes se hablaran entre sí, podría haber formas de minimizar [el desperdicio] tomando cosas de otras personas”, dice. Las oportunidades fáciles para reducir el desperdicio son tan simples como donar las yemas de huevo que sobraron del whisky sour a un pastelero que podría usarlas.

Los cantineros Iain Griffiths y Kelsey Ramage están tratando de hacer que ese tipo de comunicación suceda, al menos entre sus compañeros cantineros. El dúo con sede en Londres se encuentra en medio de una gira Trash Tiki por varias ciudades para alentar a los cantineros de todo el mundo a pensar en el uso de ingredientes. En cada lugar del recorrido de 28 paradas, Griffiths y Ramage recolectan ingredientes para nuevos cócteles tiki anti-desperdicio. ("Anti-desperdicio" porque "Realmente odiamos la palabra 'sostenibilidad'" Griffiths dice.)

Tazas y pajitas para una foto emergente de Trash Tiki por Josh Brasted / Trash Tiki

Trash Tiki publica el menú de cada noche en Instagram (para evitar el papel) y sirve las bebidas en vasos de metal con pajitas de bambú que los huéspedes pueden reutilizar. En Nueva York, el menú incluía un cóctel con posos de café usados ​​y pulpa de jengibre del restaurante anfitrión emergente Mission Chinese, y otro con jugo de cáscaras de piña fermentadas.

El objetivo no es crear cócteles únicos, aunque ciertamente ese es un buen resultado, sino que Griffiths y Ramage quieren compartir recetas de cócteles fáciles de replicar para reducir los desechos y maniobras de preparación con la comunidad de camareros. Griffiths señala que con las barras de ladrillo y mortero, hay competencia, pero "al llevar [Trash Tiki] a la carretera, no somos la competencia de nadie", dice. "Nosotros querer todos a copiarnos. Queremos que todos hagan lo que estamos haciendo ".

Los gerentes de bares con mentalidad ambiental pueden llevar a cabo muchas de estas técnicas con los artículos ya disponibles. Ramage describe un caldo de cítricos, hecho de las cáscaras que sobraron del jugo, que es más estable que el jugo de limón o lima solo, se puede usar solo y también puede estirar el inventario cuando se agrega a otros jugos. “Reduce su consumo, le ahorra un poco de dinero y también crea otro elemento de sabor allí”, dice ella.

Aunque no existe una solución general para reducir el desperdicio de cada tipo de cóctel o bar de cócteles, Griffiths y Ramage esperan crear un nuevo lenguaje en torno a la preparación de cócteles. “Los chefs durante siglos han tenido esas recetas clásicas y simples que les permiten salir y crear tantos platos maravillosos”, dice Griffiths. "En realidad, no tenemos eso en términos de preparación como bartenders".

Con la empresa de consultoría y producción de eventos Tin Roof Drink Community, la camarera Claire Sprouse adopta un enfoque igualmente magnánimo. Junto con Chad Arnholt, Sprouse asesora a bartenders y restaurantes que deseen mejorar su programa de cócteles desde un punto de vista medioambiental y, al igual que con Trash Tiki, Tin Drink Community comparte las mejores prácticas con la industria de bebidas en general. El floreciente movimiento solo se generalizará "si lo sacamos de esos casos muy preciosos en los que tenemos el lujo de diseñar el bar desde cero o tener un programa de cócteles tontos sin hielo", dice Sprouse, quien también es el bar. gerente del restaurante de Williamsburg Sunday en Brooklyn. "Tenemos que hacerlo accesible".

Abordar el desperdicio de ingredientes es una de las formas más fáciles de reducir el impacto ambiental, dice Sprouse, pero, en Tin Roof Drink Community, Sprouse y Arnholt piensan en la sostenibilidad en la industria de los cócteles en tres niveles diferentes: agua, energía y desperdicio de alimentos. . Al implementar un nuevo programa de cócteles, los gerentes de los bares pueden tomar medidas en cada una de estas categorías. En Sunday In Brooklyn, Sprouse prepara cócteles que requieren hielo triturado porque las máquinas de hielo triturado usan el agua de manera más eficiente que las máquinas de hielo en cubos. Mientras tanto, mientras tanto, está en proceso de comprar una trituradora de botellas y un compostador para Scout. Ambos esperan que inversiones iniciales como estas den sus frutos, tanto desde el punto de vista medioambiental como financiero.

Cóctel Waggle Dance de White Lyan (tequila, té de hoja perenne, pomelo, polen, zumbido amargo). Foto: White Lyan / Facebook

White Lyan, un bar de Londres que hizo de la reducción de residuos un objetivo principal de su programa de cócteles, vio esos resultados. Cuando Ryan Chetiyawardana e Iain Griffiths abrieron el bar en 2013, lo hicieron sin hielo ni cítricos. Chetiyawardana premezcló y embotelló los cócteles de “circuito cerrado” en el lugar, algunos con licores internos, lo que redujo la necesidad de importar licores (otro drenaje para el medio ambiente).

Las medidas extremas no fueron trucos. “Recuerdo que le envié un mensaje de texto a Ryan y le dije: 'Mierda, amigo. Hemos eliminado como el 85 por ciento del desperdicio y, lo que es más importante, nos hemos ahorrado X cantidad de dinero '”, dice Griffiths. "Nunca hablamos de eso con nadie más porque, de verdad, a nadie le importaba, en absoluto". Hasta que, es decir, el guardián publicó un artículo en 2014 en el que facturaba a White Lyan como un "conjunto de cócteles de bajo o ningún desperdicio".

Chetiyawardana y Griffiths cerraron el bar en abril para concentrarse en otros proyectos, incluido el Super Lyan inspirado en los clásicos, que se inauguró en el sótano de White Lyan a finales de abril, y Dandelyan en el Mondrian Hotel de Londres, que abrió en 2014. “White Lyan era una bestia única y específica que, en última instancia, tuvimos que matar para asegurarnos de que la industria siguiera avanzando ”, dice Griffiths. "Hay más conversaciones sobre lo que puede ser un bar de cócteles".

Para los camareros como Griffiths, Whiley, Ramage y Sprouse, el momento de esas conversaciones es ahora. Años después del movimiento de los cócteles artesanales, los bartenders de hoy tienen el conocimiento y la experiencia para realizar cambios significativos de manera activa. Como dice Sprouse: “Nos adentramos en todas las minucias y la historia de nuestra profesión, y ahora podemos dar un paso atrás y empezar a pensar en ello en un sentido más amplio: cómo no solo estamos afectando al pequeño grupo de personas que existen en él, sino cómo afectamos a nuestras comunidades ”, dice Sprouse.

Estos pioneros esperan que los cócteles ecológicos no sean solo una tendencia. “Esto tiene que ser una acción comunitaria”, dice Griffiths. "Esto tiene que ser algo que todo el mundo haga".


Té morado: un nuevo actor en la industria

El té morado es la última innovación que llega a la industria del té. Esta colorida variedad de la planta del té, Camellia sinensis, está comenzando a surgir en los EE. UU. después de algunas décadas de desarrollo en el extranjero en sus hábitats nativos. Comercializado como una opción saludable junto con el té verde, ¿podría el té morado ser la próxima gran tendencia en la industria de las bebidas? Ya sea que se convierta en un gran problema o simplemente en una moda, deje que & # 8217s aprenda los conceptos básicos sobre esta variedad pigmentada.

Un arbusto de té púrpura crece en Kenia | Instituto de Investigaciones del Té

Kenia lidera el camino

El té morado es una planta de té que tiene antocianinas en sus hojas. Las antocianinas son un antioxidante que combate los radicales libres y le dan a la planta camellia sinensis un tinte púrpura. (Son lo mismo que dan a los arándanos y las bayas de acai su color púrpura azulado).

El té morado se puede encontrar creciendo en China, Japón, Sri Lanka, India y Kenia. Los arbustos tardan de 3 a 6 años en madurar y solo unos pocos cientos de agricultores en el mundo los cultivan.

Hasta la fecha, Kenia es líder en el desarrollo y exportación de té morado. Como tercer exportador de té del mundo y el mayor exportador de negro té a nivel mundial, Kenia ha invertido en té morado para diversificar su economía. Hace 25 años, el gobierno creó el Instituto de Investigación del Té para desarrollar y comercializar té morado. Después de años de investigación y desarrollo, el Instituto de Investigación del Té desarrolló un té púrpura híbrido que es de alto rendimiento, resistente a la sequía, a las heladas, a las plagas y de hojas grandes para que sea fácil de arrancar. Dado que Kenia está experimentando actualmente una sequía, este híbrido resistente a la sequía es especialmente emocionante. Para 2011, el té morado de Kenia estaba listo para la exportación, lo que agregó ingresos a una industria que genera el 25% de los ingresos de exportación del país y emplea a 4 millones de personas.

Si bien Kenia ha estado invirtiendo en té púrpura durante más de dos décadas, los arbustos de té púrpura recientemente descubiertos en la India han llevado a la India al juego del té púrpura. La infraestructura de té de India & # 8217 está más diversificada que la de Kenia & # 8217, por lo que es posible que veamos competencia entre los dos países por este mercado especializado en el futuro.

Para obtener más información sobre la industria del té púrpura de Kenia y # 8217, consulte este informe de noticias:

Los beneficios para la salud impulsan la comercialización del té morado

Los vendedores de té morado están promocionando la variedad y los beneficios para la salud de los consumidores, a saber, el té morado y los altos niveles de antioxidantes y sus propiedades para combatir el cáncer.

Dos estudios han emocionado a la gente:

En el primer estudio de 2012, los científicos encontraron que las propiedades del té morado podían inhibir la proliferación de células cancerosas de colon al bloquear la progresión del ciclo celular e inducir la muerte celular. Los investigadores dijeron que sus resultados & # 8220 demostraron que [extracto de té morado] es un nuevo agente dietético potencial para la quimioprevención del cáncer colorrectal & # 8221.

Traducción: ¡el extracto de té púrpura puede matar las células del cáncer de colon! En un laboratorio al menos. Se necesitan más estudios en humanos.

En el segundo estudio, los resultados en ratones encontraron que las antocianinas pueden cruzar la barrera hematoencefálica que a menudo evita que los compuestos ingresen al cerebro, lo que significa que los cerebros de los ratones disfrutaron de un impulso antioxidante. Los investigadores detrás del estudio de 2014 estaban entusiasmados con el potencial que sus resultados podrían significar para los humanos, incluida la protección contra afecciones neurodegenerativas como la demencia y el Alzheimer & # 8217.

Traducción: El té púrpura puede tratar el cerebro de los ratones con antioxidantes neuroprotectores. A continuación: pruebas para ver si ocurre lo mismo con las personas.

Encuéntrelo en tiendas de moda y en línea

Puede encontrar té morado en tiendas de té especializadas de alta gama, a menudo en una mezcla para fomentar la experimentación, o puede comprar un lote en línea de Kenyan Purple Tea, que ofrece té morado de hojas sueltas, mezclas de té morado embotelladas y cápsulas de extracto de té morado. .

Línea de fondo: Mantén los ojos bien abiertos para el té morado. ¡Puede ser la próxima gran novedad!


La próxima gran novedad en recetas

Casi todos los días me encuentro pensando en las diferentes combinaciones de ingredientes y especias que puedo crear. No me malinterpretes, no me levanto todos los días y pienso inmediatamente en la comida. Eso es algo que hará mi hermana mayor y lo heredó de mi madre. jajaja

“Las personas a las que les encanta comer son siempre las mejores personas. - Julia Child ”

Somos innovadores

¡Todos creamos recetas casi todos los días! Y si alguien te dice lo contrario, no le creas. ¡De hecho, creamos recetas todos los días!

¡Imagínate esto! Te despiertas una mañana y tu estómago de repente comienza a hablarle a tu cerebro. Las señales vuelan dentro de ti. Empiezas a sentir hambre. ¿Qué pasa entonces? Empiezas a pensar en la comida.

Huevo, tomates, espinacas, queso, jugo de naranja, té y una tira de tocino para ser travieso. Esas son recetas que estás creando en tu cabeza.

Huevo, tomates, espinacas y queso servidos en pan ciabatta, baguette francés o pan brioche. Si tiene tiempo y tiene todos los ingredientes, realmente preparará el desayuno. Si no, la alternativa es la cafetería más cercana.

Llegas a la cafetería o restaurante más cercano. Realiza su pedido y selecciona los ingredientes para agregar a su plato de huevos. Este es el comienzo de la creación de una receta.

Entonces, ¿cuál es la próxima gran novedad en recetas? No estoy seguro de haberlo mencionado antes. Es "GUSTO".

"Mi médico me dijo que tenía que dejar de organizar cenas íntimas para cuatro a menos que hubiera otras tres personas". -Orson Welles

"Mi médico me dijo que tenía que dejar de organizar cenas íntimas para cuatro a menos que hubiera otras tres personas". -Orson Welles

Encontré …

Comencé a escribir en blogs como un pasatiempo en 2013. En ese entonces, se trataba de compartir mis últimos antojos, seguir las tendencias alimentarias y lo que aprendí sobre la comida desde la infancia.

Me aburrí y me cansé. Cada vez que recibía un correo electrónico sobre una idea de receta o alguien que me preguntaba cómo cocinar comida caribeña, me avergonzaba. No me inscribí en esto. ¡Pero espera! ¿Por qué empecé a bloguear de nuevo?

Me volví resistente. Empecé a compartir más. La pasión se hizo cargo.

La felicidad es un adjetivo que marqué en mi cerebro. ¿Qué te hace feliz? Para mí, es hacer que la gente se sienta mejor, mostrarles que la comida puede hacerte feliz. La comida literalmente puede hacer sonreír a cualquier persona. ¿Qué sucede cuando le das comida a una persona hambrienta? Piénsalo.

Mis ruedas empezaron a girar. Yo era yo de nuevo. El que he estado buscando. ¡Creé Noubess!

la siguiente mejor opción en recetas

¿Qué es Noubess?

Noubess es una línea de condimentos y especias. Aquí vamos de nuevo con recetas. No me llamo científico de los alimentos y creo que debería hacerlo. No, no ... déjame detenerme. Ciertamente no tengo las calificaciones profesionales.

Mezclar hierbas y especias es el próximo gran paso en las recetas. Después de crear mis condimentos picantes y picantes, me di cuenta de que quería ser más creativo al cocinar. Quería que todos cocinaran comidas sabrosas y todavía lo hacen.

COMPRAR NOUBESS

Al leer una receta, puedo saber si la comida sabrá bien o no. Ahí está de nuevo, GUSTO. Al leer el menú de un restaurante, quiere creer que la verborrea que están usando para describir la comida es realmente cierta. Todavía vuelvo a ese lugar de mi cerebro donde guardo lo que he aprendido en la escuela. Recuerdo algunas conferencias de mi clase de comportamiento del consumidor.

Para mí, Noubess agrega sabor a cualquier plato. Hace calor y es picante. No hay duda de que puede hacer demasiado calor para algunas personas. Pero de todo el evento al que asistió Gemma’s Living, el gusto es definitivamente el ganador.

Creé los condimentos sin receta. Solo agrego esto y aquello, y una pizca de felicidad. Todavía recuerdo el día en que creé las recetas de mis condimentos. Era un día soleado y se acercaba la primavera. Creé la próxima gran novedad en recetas.


La kombucha, la bebida fermentada hecha de té, es la próxima gran novedad en probióticos

La kombucha puede tener miles de años, pero ahora se está gestando el rumor sobre la bebida fermentada no alcohólica hecha de té.

Se está uniendo a las filas de otros alimentos fermentados como el yogur, el kimchi y el chucrut, todas potencias probióticas promocionadas por sus beneficios para la salud gastrointestinal.

Si bien es posible que aún no tenga el poder estelar del yogur griego, la locura de la kombucha pronto puede afianzarse. Eso es gracias en parte a Eric y Jessica Childs, el equipo de marido y mujer de Prospect Heights detrás de Kombucha Brooklyn.

"La kombucha es la bebida perfecta para los neoyorquinos", dice Eric, quien fundó KBBK en su apartamento de Brooklyn en 2004. "En primer lugar, es un desintoxicante. Más allá de eso, también tiene propiedades energizantes".

Desde 2007, sus mezclas de kombucha como Straight Up, Red Ginger y Lemon Drop se han vendido en botellas y de barril en los mercados de alimentos y tiendas de comestibles de Nueva York. Cuando el negocio comenzó a florecer, Eric y Jessica se encontraron con una gran cantidad de dinero extra en sus estantes, por lo que comenzaron a cocinar con eso.

Su nuevo libro "Kombucha!" - a la venta el 5 de noviembre y disponible para pre-pedido en kombuchabrooklyn.com - está repleto de recetas protagonizadas por la bebida dulce, sidra y ligeramente gaseosa como aderezo para ensaladas, líquido para estofar, mezclador de cócteles y más, así como instrucciones sobre cómo para preparar tu propia bebida en casa.

En el mundo de la salud holística, a la potente combinación de té, azúcar, levadura y bacterias de la kombucha se le atribuye el aumento de la inmunidad, la mejora de la digestión y el alivio de los problemas de la piel, y ambos niños dicen que se han beneficiado.

Eric sufría de acidez estomacal y acné adulto cuando tenía 20 años, mientras que Jessica, una microbióloga con un certificado del Instituto Gourmet Nacional, había desarrollado un doloroso "intestino asqueroso" después de años de viajar y comer en el extranjero. Esos problemas se aclararon después de preparar y beber kombucha con regularidad.

Cuando bebe kombucha, "está obteniendo beneficios de múltiples microorganismos, la levadura y las bacterias, además de los beneficios para la salud y el sabor de los ingredientes", dice Eric. "El té es una base que ya está llena de propiedades saludables y deliciosas, y luego le estás dando un impulso con esta cultura viva".

En la cocina, la kombucha "tiene un perfil de sabor tan grande", dice Jessica. "Puede usarse para acidificar, puede agregar floralidad y dulzura, y también puede moler cosas porque tiene una calidad terrosa".

La sopa de zanahoria, jengibre y SCOBY de Jessica utiliza kombucha líquida y trozos picados de agridulce SCOBY, el "cultivo simbiótico de levadura y bacterias" que forma una empanada de celulosa sobre la kombucha mientras se prepara. "El secreto de esta receta son los SCOBY: la espesan", dice Jessica. "También utilizo anacardos tostados para el mismo propósito".


Cultura Matcha: todo lo que necesita saber sobre la próxima gran novedad en el té

No es ningún secreto que estamos en Buen provecho me encanta el té verde en polvo conocido como matcha . Demonios, incluso lo ponemos en nuestras galletas navideñas. Pero no somos los únicos enamorados del matcha. Con un dedo en la taza de nuestro café con leche de té verde y el otro en el pulso de todas las cosas emergentes en el mundo de la comida, no podemos evitar notar que la charla sobre el matcha es cada vez más fuerte. Es cada vez más probable que los usuarios de Instagram que están a la vanguardia de la comida tomen una foto de un café con leche matcha (usando el hashtag #matcha, por supuesto) que de un capuchino, y ahora pueden hacerlo en los cafés de matcha especiales que surgen en todo el país, desde New York a California a Hanoi.

Los bebedores de matcha están comprando batidores y tazones de vidrio para preparar la bebida en casa. Están bebiendo para obtener un impulso de energía sostenido, un montón de antioxidantes, un "estado de alerta tranquilo" gracias a un aminoácido llamado L-teanina, un metabolismo acelerado y un golpe de cafeína sin el efecto secundario de nerviosismo. Todo esto significa que se está produciendo un movimiento matcha y está a punto de alcanzar un punto álgido.

¿Qué hace que esta máquina ecológica sea tan especial? De tono vibrante, el matcha es un polvo finamente molido hecho de hojas de té verde. Los cultivadores tradicionales de matcha sombrean gradualmente las plantas antes de recoger las hojas a mano y molerlas hasta convertirlas en un polvo verde. Este proceso conserva tanto el color como las cualidades nutricionales del té. Se prepara ritualísticamente en lotes individuales agregando agua caliente pero no hirviendo y batiendo vigorosamente en forma de `` M '' para disolver el polvo y espumar la parte superior. Luego, el matcha terminado se bebe en unos pocos sorbos directamente del recipiente de vidrio en el que se preparó. El polvo se deposita gradualmente en el fondo del tazón o taza, por lo que debe beberse rápidamente.

Un poco de matcha tiene mucho sabor. Foto: James Ransom cortesía de Panatea

Esto significa que los bebedores de matcha deben preparar el té inmediatamente antes de consumirlo. Taza de café de tamaño gigante para sorber durante todo el día, esto no lo es. Y eso, según sus devotos, es exactamente lo que lo hace tan atractivo.

Un ritual casero: DIY Matcha

Debido a que el matcha todavía no está tan presente en nuestro panorama culinario como, por ejemplo, el flat white, muchos entusiastas que quieren beberlo deben hacerlo en casa. Y eso está bien para ellos: es el proceso de batir una taza lo que inicialmente atrae a la gente. Jessica Lloyd, copropietario del distribuidor de matcha Panatea, beber el té es más que tomar una bebida tostada con una sacudida de cafeína. "De hecho, espero con ansias el ritual de hacerlo todas las mañanas", explica. "El acto de batirlo te obliga a estar presente y recuperarte, aunque solo sea por unos pocos sorbos".

Un matcha bien hecho & quotshot & quot tiene una sensación cremosa en la boca que recuerda a un espresso con una buena cantidad de crema. El término & quot; quotshot & quot es un poco engañoso, aunque sólo tiene alrededor de 2-3 onzas de líquido, un shot de matcha se toma a sorbos, no se tira. Para alcanzar este nivel de matcha-nirvana, necesitará el equipo adecuado y té de buena calidad. Although there are many different grades available, most drinkers agree that the daily matcha gets made with decent-but-not-obscenely-expensive tea. (High-end matcha can retail for as much as $165/20 grams , as sold by Samovar tea). Not sure what price point is right for you? Christine Muhlke , licenciado en Letras 's executive editor says: "I recommend to those starting out to buy in the $14-$18 range. The $8 stuff is for baking. The $30-$60 stuff comes later." And if you're still balking at the price, consider the fact that one of those tiny tins lasts Muhlke six months or more. She orders in 20-gram tins from Panatea and Ippodo , and stores them in the fridge to keep them fresh.

Matcha is made with hot but not boiling water. Photo: James Ransom courtesy of Panatea

A freshly-whisked cup of matcha is attractive in its simplicity. But that doesn't mean this green tea can't play nice with other flavors. In fact, many home-whiskers (it's not brewing, per se) have a unique take on the drink. Muhlke says that her favorite way to take a cup of matcha to the next level is to swap hot water for homemade almond milk. She explains: "Almond milk has its own natural sweetness, with a gently rounded flavor that complements matcha’s angular grassiness. Milk is too fatty in its mouthfeel and overpowering/cloying for some reason—it cancels out the matcha. Soy is fine, but almond also manages to create a nice crema—perfect for lattes."

The technique is pretty simple: Just add liquid and whisk until frothy. But in case you're looking for a little guided instruction, the matcha community is eager to share its knowledge. Panatea's website features a how-to video , and we even published a pictorial step-by-step on bonappetit.com last year. The San-Francisco-based Breakaway Matcha aims to educate converts through its online " Matcha Masterclass ." MatchaBar , a café devoted to all things green and tea-like in Williamsburg, Brooklyn, offers matcha-making classes every Sunday at 7 P.M. ("You get a discount if you come as a date," says co-owner Graham Fortgang .) For $85—$80 for couples or friends—you get hands-on instruction, as well as a matcha starter kit. "We don't actually make all that much money on the classes," says Fortgang. "But that's not the point. It's all about spreading the knowledge."

Matcha Out and About: The Rise of Matcha Cafés

Although many coffee and tea houses serve some iteration of matcha, there are a growing number across the country that specialize in traditionally-prepared matcha. There are matcha cafés in Portland, OR , Hong Kong , Hanoi , Pasig , and San Diego .

In addition to traditional coffee drinks, the menu at Chalait , a café that opened on January 5th in Manhattan's West Village, features matcha front-and-center on the menu. The green tea options at Chalait are modeled after an espresso menu, with drinks like the americano, cortado, and mocha. Although the café offers both tea and coffee, the bar is separated into two distinct stations: One for matcha and another for coffee. "I wanted to really give our staff the space to prepare it properly," explains co-owner Michelle Gardner , who is so passionate about matcha that she quit her job in finance and enrolled in the Institute of Culinary Education (ICE) before honing her chops as a barista.

Whisk it good! Photo: James Ransom courtesy of Panatea

A trip to Japan inspired Gardner, and her partner Ramon Puyani to open their own café in the states. During their time in Kyoto, Puyani tried his first cup of matcha Gardner had been a longtime devotee. They were both enchanted by the ritual method of preparing it—as well as its grassy, fresh flavor. Although they are careful to preserve traditional preparation methods at Chalait, they also aim to present the beverage in a manner that appeals to the Western palate and first-time matcha consumers.

"We make each cup of matcha to order," explains Puyani, "but we serve it in an espresso mug [as opposed to the glass bowl]. It familiarizes the experience." Chalait aims to make a morning mug of matcha as much of a daily ritual for New Yorkers as a cup of joe. "We hope matcha will become to tea what espresso is to coffee," says Puyani—essentially, a way to deepen into the experience. And that's in large part why Chalait is offering a full coffee bar of matcha options. Puyani's initial question to first-time matcha drinkers is: "How do you take your coffee?" If a customer tends to like it sweet and light, he'll use matcha in a milky latte. If they're fans of black espresso, they'll get the full monty: A matcha shot made with the traditional whisk and hot water.

#Matcha: It's a Lifestyle

MatchaBar, the half-year-old matcha café that's every bit as cool as the Brooklyn neighborhood where it's located (Williamsburg, of course), keeps the focus on matcha. Not only do co-owners and brothers Graham y Max Fortgang serve the tea in many forms (lattes, shots, etc.), they worship dutifully at the altar of powdered green tea leaves themselves.

Talk to Graham Fortgang about his café for any extended period of time, and you'll hear the term "Matcha Fam" (short for family) at least once. As in, "We love our customers—they're our matcha fam," or "Nothing makes me happier than seeing the matcha fam come in all pumped about their day." The Fortgang brothers are hardcore matcha enthusiasts, in part because it changed their own lives.

A traditionally-prepared matcha "shot." Photo: Rochelle Bilow

"Before matcha, I was working in real estate and had my own event production company. And I was also trying to graduate college. And…" says Fortgang, who grew up in Manhattan and, despite speaking at a very lively clip whenever the tea is mentioned, feels calmer and more centered since embracing matcha. In addition to general feelings of anxiety and stress, Fortgang suffered from acid reflux and a minor heart palpitation which were both aggravated by his coffee and Red Bull consumption. He decided to switch to matcha, and was immediately hooked. "In the modern world, people don’t want to just be successful they want to be healthy in a sustained way," he says. It's this quality, this pursuit of an all-around better-for-you lifestyle, that separates the matcha sippers from the espresso shooters.

Matcha isn't for everyone, but those who do embrace it De Verdad embrace it. "What’s special about the matcha drinker prototype is an openness to inviting a new ritual into their life," explains Fortgang. "We've had a lot of converts who have totally switched from coffee to matcha. To do that, you really have to believe you can. Our biggest challenge is getting people to believe in an alternative. It might not be matcha. But believing in an alternative puts you in the right mindset."

Big Tea: Have We Reached Maximum Matcha Saturation?

Because matcha has inspired so many wellness-conscious drinkers to explore the tea, matcha-inspired and matcha-adjacent beverages are increasingly available at cafés, which makes Panatea's Lloyd both optimistic and a little frustrated. "The matcha you get at a chain coffee shop is really just pure sugar. You can tell from the light color of the drink." Pure matcha is a grassy, deep green color when prepared in the old-world way.

Your new favorite coffee alternative: The Matcha Latte. Photo: Christina Holmes

Is it inevitable that matcha will go the way of chai tea? Seasoned chai enthusiasts will remember when the tea was an artisan novelty now syrupy chai-flavored lattes are poured from cardboard cartons at every corner coffee shop. Lloyd appreciates large-batch matcha makers for spreading the word and piquing an initial interest. Once a potential matcha drinker tries a sweet matcha latte, she says, they're more likely to branch out and try a straight cup, prepared traditionally.

Despite the cult-like qualities of the matcha community, it's a surprisingly open and collaborative community. Fortgang even cites MatchaBar's competition as having a "passionate, kind, open-arms kind of attitude." And whether you've been drinking it for years or you're about to sip your first cup, rest assured: There's a place for you in the Matcha Fam. Says Fortgang, "My hope is that my customer drinks their matcha and then goes out into the world. And that day, whether they yell at their intern less, whether they fit in a run at the end of their day, or whether they have a salad instead of a crappy burger for lunch, I don’t care. But one healthy habit leads to another. Matcha is inspiring in that way."


Sándwiches de té: 24 recetas, consejos y # 038 Cómo prepararlos con anticipación

El pan blanco fino se usa tradicionalmente para hacer sándwiches de té, ya que son los más fáciles de morder, pero puede usar trigo integral si lo desea.

Prepare 4-5 sándwiches de té por persona.

Se pueden preparar hasta 5 tipos diferentes de sándwiches de té para que cada persona que reciba 5 sándwiches de té pueda obtener uno de cada uno. Pero hacer 5 sándwiches de té diferentes es muy ambicioso, así que me quedaría con 2 o 3 para un poco de variedad.

Tradicionalmente, el té negro se sirve con té de la tarde y combinan muy bien con sándwiches de té. Earl Grey, Té de desayuno inglés, y Assam son todas excelentes opciones de té negro.

El pepino es el sándwich de té más popular y se puede encontrar en casi todos los menús de té de la tarde. El salmón ahumado y el huevo con mayonesa también son populares y se consideran clásicos.


Celebrity Somms Are Leaving the Floor – Because They Have To

Sommeliers are having a moment. Documentaries and television shows are proliferating, as are worshipful works of nonfiction about these adored wine whisperers. As masters of one of the most universally intimidating aspects of our lifestyle culture, sommeliers are now ricocheting to the tops of rock star lists, the way chefs once did 30 years ago. As one of the chefs in the Netflix documentary Somm put it, “Somms are the new celebrities in our industry.”

Take one of Somm‘s stars, Dustin Wilson. Wilson used to be the wine director of Eleven Madison Park (EMP), named the Best Restaurant in the World of 2016. He is one of just 149 Master Sommeliers in America, an achievement chronicled in Somm. Following the movie’s release, Wilson was at the peak of his career patrons at EMP would recognize him from their screens – something that used to be the exclusive province of celebrity chefs. After the movie came out, guests weren’t just coming to EMP to meet its lauded chef, Daniel Humm they were coming to the restaurant to meet Wilson. He had become a true celebrity sommelier.

But there’s an irony to the Celebrity Somm that no one seems to be talking about. The fact is that being a somm — even a celebridad somm working at the world’s best restaurant — is a dead end job. Sommeliers’ salaries max out at $150K — and even that’s rare. That means that even if you’ve had your own Netflix movie and controlled the wine list at the best restaurant en el mundo, you eventually will have to find something else to do.

Este es el último sacacorchos que comprará

“There’s a cap to what a somm can make in their career,” Wilson told me recently. “Being a somm almost needs to be a platform for something else, because eventually, you hit a ceiling.”

That somms eventually have to find something else to do is never more apparent than when watching Somm, the film that launched them into stardom. All four of the somms featured in the film are now doing other things. Ian Cauble and Brian McClintic are involved in retail — they are both associated with online wine businesses. A third somm featured in the film, DLynn Proctor, is now the ambassador for Treasury Wine Estates. And Dustin Wilson has just opened a wine shop.

Editorial Credit: Jeff Licciardello

Verve Wine Company is Wilson’s brand new wine shop in Tribeca. It’s located in New York City’s most expensive neighborhood. High-end bottles line the walls in horizontal rows, impressively backlit. There is a clean, minimalist feel to the space. And behind the counter sporting his telltale bald pate and big blue eyes stands Wilson. Leaving EMP was always part of the plan, he tells me. “It’s incredibly rare to see people stick it out on the floor for their entire career, even if they love it,” he says. “The personal life and money tradeoffs are just too much.” For Wilson, retail was a natural next movement in his illustrious career in wine.

The story of how Wilson got into wine is a tale that will be familiar to anyone who’s spoken to a somm or two about their life choices. After college, Wilson planned to pursue an MBA and a lucrative career in finance, but he took a few years off to ski in Colorado. To pay for the party, Wilson parlayed his college experience waiting tables at a steakhouse in Baltimore into a job at a restaurant. It just so happened to be Frasca Food and Wine, the restaurant of Master Sommelier Bobby Stuckey.

“Working with Bobby is what made me realize wine could be a career path,” Wilson tells me.

He started getting obsessed with learning about wine and tasting wine. A geography major in college, Wilson loved looking at all the regional maps. And pretty soon, there was no going back. His original intention of heading to Colorado to “goof off, ski, and work in wine” before returning Maryland to pursue a graduate degree was diverted by a new, unquenchable thirst for wine knowledge. “I said screw it, and decided to go all in on wine,” he recalled.

Editorial Credit: Jeff Licciardello

There was a group of sommeliers in Boulder, including some Master Somms, and they were a big part of Wilson’s desire to pursue certification. “I realized if I wasn’t going to go back to school, and I was going to choose this nontraditional career path, I wanted validation,” he says.

It took him three tries to pass the Advanced exam. “I always did a great job on service and theory, but tasting for me was tough,” he says. “I finally passed that on the third try.”

It took him two tries to pass the Master’s, and it was these attempts that were chronicled in the film that made him famous.

Wilson’s appearance in Somm was almost accidental. While taking his Advanced exam, he met a fellow sommelier, Brian McClintic, and the two hit it off, spurring each other on to further achievements. “I’m a competitive person, so when Brian told me he was going to go for Master, I decided I’d do it, too,” Wilson remembers.

Wilson had moved on from Frasca and was working at The Little Nell in Aspen at the time. Meanwhile, McClintic was looking for better access to wine. Wilson told McClintic he could get him a job, so McClintic moved to Aspen with his wife, and Wilson and McClintic started tasting wine together. Around this time, McClintic had a friend named Jason Wise who was working as a producer at PBS. Wise wanted to make a documentary about the Master Somm exam and asked if he could tape some of their practice sessions.

“At the time, to be completely honest, we didn’t think anyone would ever see what he filmed,” Wilson confessed. “I really thought he was just filming us as an excuse to get together and drink wine.”

Editorial Credit: Jeff Licciardello

You can’t really blame Wilson for being suspicious. There had never really been a movie like Somm, especially not one that had mass appeal. “I don’t think I really realized it was going to be significant until I found out it had been picked up as the lead film at the Napa Film Festival,” he says. “All of us flew out for the premiere and did the Q&A afterwards. It really was then that I saw just how significant the movie was.”

After passing the Master exam, Wilson landed the job at Eleven Madison Park, under the new ownership of Daniel Humm and Will Guidara, who had just purchased the restaurant from Danny Meyer.

It was around this time that Somm started becoming “a thing,” as Wilson puts it. The movie had been picked up by Netflix and was being featured on airplanes. Suddenly, Wilson was getting recognized by guests at the restaurant. “From there everything just took off,” he says with a smile.

It’s always fascinating to sit opposite someone you know from your screen. There’s almost always a discrepancy, and in Dustin Wilson’s case, it’s no different. En Somm, Wilson comes off as intimidating. He is incredibly serious and focused, and the world he exists in in the film seems very out of reach, even to people interested in wine.

But in person, he’s anything but that. He’s humble and easy to talk to, even reserved. He admits things other somms never do, like how difficult he found the tasting section of the Master exam. In fact, he seems not to enjoy the spotlight at all. “I hate the term ‘celebrity somm,’” he confessed.

Sitting in Verve, hearing about Wilson’s almost lackadaisical rise to prominence, I believe him. In fact, a wine shop is not a stretch at all for this celebrity somm, who seems much more comfortable talking to people one on one in his shop than being a celebrity – so comfortable, in fact, that he interrupted our interview three times to help customers.

“I love when people come into the shop and tell me they made the trip from Brooklyn or Ohio just to buy what we’re excited about,” Wilson tells me.

Editorial Credit: Jeff Licciardello

Though he wont say it, I can tell Wilson recognizes this isn’t normal consumer behavior. He knows they’re coming to Verve because he’s behind it and the one choosing the wines his celebrity, and his willingness to leverage it, will be a crucial part of whether Verve succeeds or fails.

But the success or failure of Verve will be telling in a larger sense, too. It will help answer the question of whether retail is a viable second movement for a sommelier when they’ve maxed out on the floor. For now, Wilson has found a way to parlay his fame into a business venture.

The irony of the celebrity sommelier is that though they may be the new celebrity chefs, in one crucial way, they aren’t like celebrity chefs. A celebrity chef can build a lucrative career opening restaurant after restaurant, consulting on the menu and moving on to the next big thing. Even if the celebrity chef isn’t at one of her many restaurants, consumers still feel like they are eating her food because she created the recipes.

But sommeliers don’t make wine. Ellos servir eso. That means that their job is a service-oriented one in which that personal interaction simply cannot be substituted or deferred. And at the end of the day, service jobs just don’t pay that well.

This unique knot inevitably leads the brightest, most talented sommeliers out of the business. And you can’t really blame them. Sommeliers can now become celebrities. The irony is that once they do, they can’t really be somms anymore.


Ver el vídeo: Tipos de #Autismo #TEA